Receta de Bálsamo Labial (testada)

Hola de nuevo,

os traigo mi primera receta del libro de recetas de Fénix Artesanía, súpersencilla y rápida de hacer. Combinando recetas y adaptándolas a los aceites e ingredientes que tenía por casa y un poco más a sentimiento que midiendo, logré un bálsamo labial realmente hidratante y de buen aroma, que ha sustituido en mi bolso al botecito de Carmex ¡y ya es decir!.

BÁLSAMO LABIAL DE LAVANDA Y EUCALIPTO.

Ingredientes Bálsamo Labial Lavanda y Eucalipto (1)

Ingredientes:

-Recipiente donde conservar el bálsamo (podéis reutilizar botes de vaselina bien lavados, usar tarros de cristal, comprar tarritos nuevos si váis a realizar varias recetas, buscar envases creativos que se puedan cerrar bien y transportar…¡la imaginación manda a la hora de elegir envase!)

– Manteca de Macadamia (1 cucharada)

– Manteca de Karité (1 cucharada)

– Cera de Abejas (1/2 cucharada)

– Aceite de Argán (1 cucharada)

– Aceite de Almendras Dulces (1 cucharada)

– Aceite Esencial de Lavanda (2-3 gotas)

– Aceite Esencial de Eucalipto (1-2 gotas)

Lo suyo es añadir unas gotas de vitamina E, pero yo cuando realicé la receta aún no tenía, así que la duración será un poco menor, pero los aceites esenciales y la cera ya funcionan como conservantes en cierto sentido, así que no sufráis, que para unos 3 meses habrá bálsamo, ¡si no lo consumís antes!

Con esas cantidades a mí me dio para dos tarros de 20ml y uno de 30ml.

Realización:

1. Fundir las mantecas, la cera y los aceites vegetales. Se puede realizar al micro (controlando cada poco tiempo su estado para que no hierva) o al baño maría, que es lo más aconsejado. Las mantecas funden muy rápido y la cera tarda bastante más, pero acaba derritiéndose también. Si lo hacéis al baño maría podéis ir removiendo para mezclar bien todos los ingredientes.

Fundiendo fase sólida

2. Una vez están todos los ingredientes bien fundidos y mezclados, se aparta del fuego (se puede apartar cuando la cera esté a punto de fundirse, que con el calor residual del mismo vaso también termina de mezclarse) y se remueve bien.

3. Añadimos los aceites esenciales que deseemos ponerle a la mezcla, en mi caso Lavanda y Eucalipto. Hay que tener cuidado de no pasarnos de aceites esenciales porque son muy potentes y pueden llegar a irritar. Con una o dos gotas es suficiente. En el caso del Eucalipto, que es muy fuerte, basta casi con una, depende de gustos (Yo eché 3 de lavanda y 1 de eucalipto porque mi gotero de eucalipto echa gotones y no gotas)

Campo de lavanda Hojas de eucalipto

4. Removemos bien para que se mezclen los aceites y los A.esenciales y vertemos la mezcla en los envases donde vayamos a conservarla definitivamente.

5. Dejar reposar. Lo ideal es dejarlo uno o dos días antes de usar. A mí me pudo el ansia, porque era mi primera receta y a las pocas horas ya estaba usándolo ¡y quedó genial!Bálsamo Labial de Lavanda y EucaliptoYa tenéis la primera receta, si os animáis a usarla ¡contadme qué tal os ha ido!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s